La sedación consciente, surge ante la necesidad tratar a pacientes que necesitan tratamientos relativamente complejos y que la idea de necesitar tratamiento odontológico les provoca la aparición de estados de ansiedad.

Determinados tratamientos odontológicos como pueden ser los procedimientos de implantología o realización de técnicas de reconstrucción ósea (injertos de hueso), exodoncias de cordales, etc. Los cuales dependiendo de su nivel de complejidad, pueden llegar a requerir de varias horas de tratamiento. Siendo en estos casos donde a criterio de los especialistas, se le podría tratar bajo sedación consciente. Utilizando este tipo de sedación, conseguimos que el paciente este tranquilo durante el procedimiento, recibiendo un tratamiento adecuado y generalmente con un mejor postoperatorio. De otra forma el tratamiento se vuelve complejo y en ocasiones difícilmente realizable por él profesional.

PREGUNTAS FRECUENTES

La sedación consciente consiste en generar en el paciente mediante el uso de medicamentos generalmente ansiolíticos de uso intravenoso, un estado controlado de depresión en su consciencia a la vez que se mantienen intactos los reflejos protectores respiratorios.

El paciente mantiene en todo momento su respuesta a estímulos verbales, por lo que permite que colabore cuando el odontólogo se lo solicita.

Además, este tipo de sedación produce una ligera amnesia a corto plazo que hace que el paciente probablemente no recuerde que ocurrió durante el tratamiento. Generando en el paciente la sensación de tranquilidad.

Podemos realizar diferentes protocolos de sedación, bajo la supervisión de nuestro médico anestesista.

  • Disminuye de forma eficiente la tensión nerviosa y la ansiedad.
  • Contribuye a aumentar la eficacia de la anestesia utilizada en los procedimientos odontológicos.
  • Disminuye considerablemente los procesos dolorosos e inflamatorios postoperatorios.
  • Además, este tipo de sedación produce una ligera amnesia a corto plazo que hace que el paciente probablemente no recuerde que ocurrió durante el tratamiento. Generando en el paciente la sensación de tranquilidad.
  • Podemos realizar diferentes protocolos de sedación, bajo la supervisión de nuestro médico anestesista.
Es una técnica muy segura y la lleva a cabo un médico anestesista que valorará previamente tu caso y te asesorara sobre el tipo de sedación más adecuada en función de tu situación médica y necesidad de tratamiento odontológico.

El proceso de sedación es rápido y generalmente muy bien tolerado por los pacientes. Después de la sedación, se lleva a cabo el procedimiento de anestesia odontológica que es sin lugar a dudas uno de los momentos más estresantes de la práctica odontológica.

El control del dolor durante el procedimiento odontológico (cirugía oral, injertos, implantología, etc), se lleva a cabo mediante la utilización de anestésicos propios de la práctica odontológica.

La sedación consciente tiene como ventaja, el potenciar los efectos de la anestesia odontológica y provocar un estado de relajación que hará que afrontes el procedimiento odontológico con total tranquilidad, libre de ansiedad y estrés.

Si, aunque todo paciente será adecuadamente valorado por los especialistas en cirugía y anestesiología de la Clínica dental.

En general, si la enfermedad que padece está adecuadamente controlada (ASA III controlado de la clasificación de la American Anesthesiology Society), no hay contra indicación.

Este procedimiento, aun siendo muy seguro, será siempre valorado de forma previa y absolutamente personalizado por el médico anestesista responsable en todo momento del procedimiento de sedación consciente.